Skip navigation

Monthly Archives: mayo 2011

Ya verán + Chaleco/La Traidora – No Tiene Nombre from LaPimpinela on Vimeo.

Antes la fama era un vestido liviano, un solerito veraniego. Recuerdos de 1810. Ahora me pesa como abanico de plomo. Mueren por saber en qué ando, con quiénes me junto, a quién le doy un beso.

Mi popularidad se propaga como una enfermedad infecciosa e incurable. Murmullo constante en los pasillos de los colegios, las viejas en las peluquerías ocultando notas en las revistas del corazón, el departamento de policía desenterrando archivos con mi foto y las altas esferas diplomáticas negociando secretos acumulados a lo largo y a lo ancho del mundo.

Quieren que escriba.

Pues no puedo. Estoy seca. Mi brillantez se opaca lenta e inexorablemente. Así voy muriendo. Así me voy convirtiendo en purpurina. Quedaré en el potencial, o en el rumor. Presa en un departamento de congreso. Entre paredes rojas y pisos de ajedrez.

Los diarios ponen en sus primeras planas toda clase de historias, plan crónicas de narnia, que sólo falta el león parlante y estamos completos. Poné los fideos! pensé después de leer la última paparazzi. Que estando embarazada me transé a un neoyuppie. Que en mi cama descubrieron adn africano. Que nunca más me enamoré. Que me pegó un balazo un rentado de la Unión Ferroviara. Que morí en París víctima del cáncer rosa. Que desde que falleció mi marido me la paso el día oliendo bolsos Louis Vuitton. Que nunca terminé la universidad. Qué se yo cuantas barbaridades más.

Y encima quieren que escriba!

Un día me mando a mudar y ahí van a ver cuántos pares son tres botas. Dirán en mi lecho de muerte, era taaaan talentosa. Manga de hipócritas! qué saben? Alguien me vino a preguntar por qué no duermo de noche? por qué paso mis días como un extra de George Romero? Nada saben esxs, nada sabrán nunca!

Prefieren las historietas, se tocan hasta el éxtasis con la mentira como única pornografía. Obscenos! No se dieron cuenta de mi ocaso. Así de famosa, paso desapercibida.

De los que han descubierto mi secreto la mayoría se han ido, guardando bajo llave toda evidencia. Otros se entregan a la fantasía y pretenden que soy maravillosa. El resto inventa historias espectaculares sobre mis conexiones con la mafia.

Me tatúo con el picahielo mientras doy declaraciones a la prensa. El periodista recibe, por teléfono, todo menos el alarido. Que estoy por empezar una gira nueva. Que me mudé a un lugar maravilloso. Que estoy en el pináculo de mi carrera. De este lado, la sangre mancha el parquet.

Sin pena ni gloria, se dice de lo irrelevante. Pero nadie sabe el sufrimiento del olvidado que está en boca de todos. Los hombres entran en ebullición y se masturban pensando en mi lengua habilidosa. Las mujeres se fascinan con mi esencia compacta en una hora cuarenta. Pero el amor no sube tan alto y acá en mi altar alto altillo, sólo queda el aire caliente que se concentra, húmedo, irrespirable, capilla ardiente a kilómetros del suelo.

El día de mañana saldrá alguna mentira más y el cable de télam estará mal escrito. Corregiré errores de ortografía desde el cielo. Porque en algún momento me voy a morir. Y ahí se destapará la olla. Caronte tendrá la exclusiva.

Que mi cuerpo podrido lxs maldiga.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: