Skip navigation

Monthly Archives: octubre 2010

Una sangra una vez por mes. Ataque soviético. Trotskismo interno, falta de consenso entre el útero y el resto.

Y un día no sangra. Y una cree lo peor y revisa el calendario interno y cuenta. Pero no puede ser y da negativo.

Entonces sangra de nuevo, más de lo normal, una se convierte en un escándalo ginecológico/hormonal y la pimpinela del Italiano se vuelve más cinematográfica.

Todo eso cuando estás viva, cuando estás muerta no sangrás nada de nada. Si te cortás tampoco, porque el corazón no bombea.

Al final era culpa de las pastis.

A %d blogueros les gusta esto: