Skip navigation

Monthly Archives: mayo 2010

Vengo con las pestañeas arqueadas desde el martes, que cual semifinal -la final será en el Senado- estuve pegada a la caja boba esperando el resultado de la votación que resultó ser una fiesta hiperdiversa.

La idea de que una pareja de homosexuales no pueda casarse es ridícula de por sí, pero como los viejos carcamanes ya perdieron esa, y cada vez que alguna voz de la derecha acartonada dice que son enfermxs se les cae de maduro el reloj de arena con el que miden los tiempos de la sociedad, se la han agarrado con la adopción.

Los argumentos son tan estúpidos que resultan divertidos: que van a salir putos, que van salir a salir raritos, que la familia es la base de la sociedad y que con esto nos estamos mandando derecho al cadalso, que Dios no quiere, que así venimos hace 4 mil años y no podemos andar experimentando ahora, que lxs niñxs tienen derecho a elegir, y un montón de cualquerismos por el estilo.

Los contra argumentos obvios:

  • Empecemos por lo básico: Ya hay niñxs adoptados por hombres y mujeres homosexuales que viven como parias legales, por fuera del amparo y los beneficios del Estado.
  • Lxs homosexuales no surgen de abajo de una baldosa, son hijxs de parejas bien, de familias bien, de esas que encastran pitulín con chochito, y sin embargo el nene o la nena patea para el otro lado… qué escándalo.
  • Si fuese por lo que Dios quiere, hay que preguntarse entonces qué es esto de andar hambreando a tres cuartas partes del mundo.
  • Todo tiempo pasado no fue mejor, mi bisabuela no supo lo que era votar y mi abuela tuvo que escaparse de su ciudad natal porque el marido le pegaba y ella decidió dejarlo por el que después fue mi abuelo para luego esperar pacientemente 33 años por una ley de divorcio.

Es verdad, sin embargo, lo que dicen lxs eruditos homofóbicos, lxs niñxs “no pueden elegir”, ahora tampoco, en donde la alternativa es quedarse entre las cuatro paredes del rígido y perverso sistema de adopción, ser adoptado por una pareja de heterosexuales, o ser adoptado legalmente sólo por unx de los padres homosexuales y estar a la buena del equis si pasa algo malo. Chicxs, que como dijo el precioso Pepito, fueron abandonados por lxs naturales papá y mamá, que por h o por b no pudieron cuidarlos.

Parafraseo al gran Dan Savage, columnista sexual y activista arcoiris, y digo que los homosexuales no pueden tener hijos por error, nunca va a pasar que unx un día se levante y, con actitud de lectura de evatest, le diga a la pareja: “No sé como pasó, pero tengo todos estos papeles de adopción firmados…”, es imposible. Cuando una pareja del gremio multicolor decide tener hijxs, lo hace con una convicción irrevocable, un deseo imparable, una seguridad absoluta, un amor preguntale.

La alegría del resultado del debate de Diputados se me mezcló, inexorablemente, con la vergüenza ajena que me dieron algunxs representantes de la cámara baja al tomar la palabra. Hubo una que vaticinó el principio del fin, temiendo que esto fuese el primer paso hacia el camino oscuro de la poligamia y la zoofilia. Y la Carrió, que tiene los patitos pidiendo a gritos la alineación forzada, expuso un confuso testimonio de fe y derecho que nadie entendió, sólo para después abstenerse de votar en una de las discusiones más importantes en lo que a derechos civiles y humanos se trata…

Uffff, todo esto me dio la sensación de hinchazón, de toxina acumulada, de retensión de líquidos, de tránsito lento. Son estos discursos los que constipan a la sociedad, es la malversación de la creencia religiosa, la miopía moral, lo que tapona el buen funcionamiento del sistema corporal de un planeta. Urgente un stand de la FLGBT repartiendo Activia para todos lados…

N dice que yo soy puto, que es por eso que me gustan los hombres, es un chiste que me hace desde que nos conocimos en ese horrible callcenter donde yo trabajaba calentando yanquis por mensaje de texto. No sé si N y su marido piensan casarse legalmente, o adoptar, pero me encantaría ser tía y ver como a N se le cae el pelo porque la criatura le mancha el blanco gay de las paredes con las plastipinturitas. Toda esta fantasía sin tener que preocuparse por el teje de las obras sociales, la herencia y otros beneficios que gozamos los heterosexuales. Por qué privarlos de esos derecho? Porque los abogados católicos tienen miedo de que lxs chicos te terminen trabajando Lady Gaga? O que tengan fetiche por los tragos palermo? O se compren lámparas de lava?

Yo no sería nada sin el aporte de artistas maravillosos, que hicieron de su putez una maravilla de obra literaria, teatral, musical. Gracias a mis padres, mi casa siempre fue un hervidero de mariposas y pastelitos que tuvieron en mí una influencia personal, afectiva e intelectual importantísima. Pero aunque yo fuese una señora de barrer la vereda, de esas que piensan que Guillermo Andino es “un hombre muy buen mozo”, a mí qué catzo me importa lo que hagan dos humanos adultos con consentimiento?

Lo importante es que se dio un paso adelante, que los que se sostienen en estructuras de moralina de arcilla vieron cómo el mar les tiraba el castillito a la merda, que nos podremos vestir con las lentejuelas de la vanguardia porque, si se aprueba, Argentina será el primer país de Latinoamérica en legalizar la unión matrimonial de parejas homosexuales.

Me puse seria y cursi, porque como Lilita -que no puede despegar política y religión- a mí no me sale escribir sobre esto sin chorrear grasa. Así que esperemos que salga, que todxs puedan usar encaje blanco y tirar el ramo, que las familias diversas que ya existen tengan un marco legal para que, toquemos madera, si la tragedia las alcanza, el Estado las ampare, que lxs niñxs puedan tener la opción de tener padres de cualquier orientación, pero padres al fin y que de una buena vez por todas, tengamos la sartén por el mango lxs que creemos que lo que hacés en la cama no te define como persona.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: